Etimológicamente, "procrastinación"deriva del verbo en latín procrastinare, postergar hasta mañana. Sin embargo, es más que postergar voluntariamente. La procrastinación también deriva de la palabra del griego antiguo akrasia, hacer algo en contra de nuestro mejor juicio.

Hoy en día, consideramos la procrastinación como un acto de holgazanería, es decir que si no hacemos algo es porque nos da pereza, pero ¿ hemos considerado que quizás sea un exceso de hiperconectividad digital? ¿cuánto tiempo perdemos en nuestro celular? 

Quizás pasamos mucho tiempo procrastinando porque “nos distraemos demasiado con otras cosas que instantáneamente nos dan placer” tales como mirar las redes sociales o ver algun video o serie, dejando para después las responsabilidades, pero ¿qué pasaría si hiciéramos lo que estamos postergando, como el trabajo o la tarea en un periodo de concentración, acabarlo de forma rápida y después tener tiempo para relajarse y ahora sí, “procrastinar”?

Si bien la procrastinación es el resultado de postergar una actividad para después,  muchos factores como la hiperconectividad y el multitasking influyen en nuestra manera de relacionarnos con nuestra productividad.

Personalmente, denominaría como principal factor de la procrastinación la falta de concentración en nuestras actividades, la hiperconectividad y el multitasking nos aleja de concentrarnos en las actividades que tenemos que hacer y por lo tanto las hace más difícil: tal y como lo menciona George Claude Lorimer: “Aplazar una cosa fácil hace que sea difícil. Aplazar una cosa difícil la hace imposible.”

Pero esto no acaba aquí,, es casi imposible desconectarnos de las redes sociales o dejar de comprometerse en otras cosas para intentar concentrarnos en una sola, el mundo va a seguir avanzando y el internet es parte de nuestra vida; así que en vez de pretender que es imposible concentrarse en nuestras responsabilidades, te brindaremos algunos tips y herramientas para que aprendas a dejar de procrastinar.

Utiliza la Regla de los Dos Minutos.

La Regla de los dos minutos tiene su origen en Getthing Things Done (GTD)  y dice que si estás planificando una acción que se puede hacer en menos de dos minutos, no la planifiques; hazla. Puedes extender ese tiempo a 5 ó 10 minutos. Si haces de esta regla un hábito, habrá una multitud de tareas que no vas a tener la oportunidad de posponer.

Da un pequeño primer paso.

Si temes a una tarea por el motivo que sea, plantéate trabajar solo 5 minutos y dejarlo. Cuando empiezas a trabajar el miedo se desvanece y agarras inercia para continuar y terminar el trabajo. Al dar el primer paso vences esa resistencia y empiezas a ver de otra manera cosas que antes te parecían imposibles. Deja de pensar y hazlo

Haz una rutina.

Lo que repites día a día, tiende a convertirse en un hábito. Si conviertes las rutinas aburridas en una rutina, terminarás haciéndolo sin esfuerzo.

Aprende a decir que no.

A aquellos compromisos que verdaderamente no quieres y  que te obstaculizan de hacer tus responsabilidades. El exceso de compromisos también sons obstáculos.

Divide el trabajo en tareas pequeñas y concretas.

Ponte metas diarias sobre lo que tienes que hacer. No abandones la meta diaria y cúmplelas una por una. De repente habrás terminado el proyecto completo.

Practica el minfulness.

Prestar atención de manera consciente a la experiencia del momento presente con interés, curiosidad y aceptación.” (Sociedad  Mindfulness y Salud) Repite el ejercicio una vez al día y hazlo parte de tu rutina Así verás cómo poco a poco te concentrarás al momento de hacer tus actividades.

 

Referencias

Francisco Sáez. (-). Getting Things Done - GTD 20 Estrategias Para Dejar de Procrastinar. 2021, de Facile Things Sitio web: https://facilethings.com/blog/es/how-not-to-procrastinate

Sociedad Mindfulness y Salud. (2021). ¿Qué es Mindfulness? Despertando a la realidad del momento presente.. 2021, de Sociedad Mindfulness y Salud Sitio web: https://www.mindfulness-salud.org/mindfulness/que-es-mindfulness/